Contexto

Situado en África del Oeste, Níger tiene una superficie de 1.267.000 km².

Con un clima desértico que supera los 50º C en los meses de mayor calor y una muy escasa vegetación, Níger es uno de los países más afectados por el cambio climático, con sequías crónicas que derivan en hambrunas y ponen en riesgo la seguridad alimentaria de la mayor parte de la población que vive principalmente de la agricultura y de la ganadería de subsistencia.

La tasa de alfabetización en Níger es la más baja del mundo.

La incidencia de la pobreza es mayor a nivel rural y afecta especialmente a las poblaciones más vulnerables como son las personas en situación de discapacidad, los mayores, las mujeres y las niñas.

El 4,7% de la población de Níger (alrededor de 715.497 personas), posee algún tipo de discapacidad. 583.635 viven en comunidades rurales según datos de RGPH de 2012.

Las personas ciegas representan un 7,2% y el 80% no poseen formación alguna.

La Unión Nacional de Ciegos de Níger (UNAN) surge de la necesidad de dar respuesta a los problemas y a los retos que afrontan las personas con discapacidad visual en Níger.

Las personas con discapacidad están organizadas por tipo de discapacidad, siendo la UNAN la primera organización en abogar por los derechos de las personas con discapacidad visual. Creada en 1974, se constituye como una asociación sin ánimo de lucro (Nº de registro de asociaciones 153/MI/DAPA del 30 de octubre de 1974) bajo el nombre de “Asociación para la promoción de los ciegos “(ANPA), modificando posteriormente su nombre el 28 de octubre de 1988 (arrêté N°172/MI/MDI/DAPJ) por “Unión Nacional de Ciegos de Níger “(UNAN).

Su sede está situada en el barrio de Yantala-Plateau 2 en la Comuna 1 de Niamey.

UNAN
Locales de la Unión Nacional de Ciegos de Níger (UNAN) en época de lluvia

La UNAN trabaja en la defensa y la promoción de los derechos de las personas con discapacidad visual en Níger al igual que en su acceso a la salud, el empleo y a la educación.

Según cifras de la UNAN tan sólo el 4,2% de las personas ciegas en Níger tienen un trabajo remunerado. Por este motivo se acentúan los problemas sociales asociados a este colectivo, derivando en una situación de invisibilidad y de exclusión que suele traducirse, en la mayoría de los casos, en mendicidad.

Según datos de UNICEF, el 30% de los niños y niñas de la calle tienen algún tipo de discapacidad.

Anuncios